indexair‎ > ‎Artículos 2014‎ > ‎

2014 05 13 el tamano de las organizaciones - aproximacion organica

EL TAMAÑO IDEAL DE UNA ORGANIZACIÓN

 Event:  EL TAMAÑO IDEAL DE UNA ORGANIZACIÓN
 Según las leyes de la Naturaleza
 Organization:  addvissor S.A.S., Universidad Militar Nueva Granada
 Place:  Bogotá
 Area:  Administrativa
 Date(s):  Primer semestre 2012
 Producer:  CCB
Lecturers:  Maritza Ordóñez Mosquera
  Tags:  Tamaño organización, Tamaño, crecimiento, organización, naturaleza,
  sistema, complejidad, gestión
 Summary: En este artículo se aborda el tamaño y crecimiento de las organizaciones, limitando éstos a aspectos tangibles y cuantificables por los que se miden comúnmente las organizaciones económicas, como valor de activos, infraestructura, número de empleados, número de clientes o productos; intentando descubrir pautas que orienten el tamaño óptimo de una organización, así como la forma en que debe darse el crecimiento en un momento dado, tomando como punto de comparación el estudio de algunos fenómenos de la naturaleza, quien a partir de miles de millones de años de afinamiento, ha propuesto y resuelto el asunto de que tan grande debe ser una organización.

maom.adss.co
 Maritza Ordóñez Mosquera
 MBA // Public Sector Procurement Specialist

ABSTRACT

This article discusses the size and growth of organizations, limiting them to tangible, measurable ways by which economic organizations commonly measured as the value of assets, infrastructure, number of employees, number of customers or products, trying to discover patterns to guide the optimal size of an organization and how growth should be given, taking as a baseline study of some nature’s phenomena, who through billions of years of refining, been proposed and solved the issue, how big should an organization.

KEY WORDS: Size, growth, organization, nature, system, complexity, management.


EL TAMAÑO IDEAL DE UNA ORGANIZACIÓN SEGÚN LAS LEYES DE LA NATURALEZA

INTRODUCCIÓN

En muchos y diferentes contextos se puede identificar la fijación con el crecimiento desmedido, desde los famosos Records Guiness hasta el listado de las 500 empresas más grandes de la Revista Forbes, lo que demuestra que el mundo empresarial y el organizacional no ha escapado a esta tendencia de crecer sin haber establecido una meta de tamaño o función cumplida que en un momento dado limitara el crecimiento aparentemente infinito al que aspiran muchas organizaciones.

¿Cuál es el origen de esta tendencia organizacional a crecer indefinidamente? Si se tomara como marco de referencia la naturaleza, se observaría el proceso de otras especies que llevan creando organizaciones desde hace miles de millones de años, y quienes han optimizado su tamaño de acuerdo con la función que cumplen y el entorno que las rodea, aplicando el principio de equilibrio armónico con los demás elementos que las rodean, así, se puede observar como en un ser humano, la célula no crece indefinidamente sino que se multiplica, formando tejidos, los cuales a su vez crean órganos, los cuales crean sistemas y estos últimos organismos (Wick, 2008).

Ahora bien, si una organización económica decide crecer surge una serie de interrogantes que deben ser planteados antes de la aplicación de cualquier estrategia: ¿Cómo saber el límite del crecimiento, si es que se que se establece uno? ¿Cuál es el tamaño que le permita maniobrar con éxito en un entorno permanentemente cambiante? ¿Cómo definir esa estrategia de crecimiento, y saber si el crecimiento ideal es a través de adquisiciones, fusiones, extensiones, nuevas adquisiciones, nuevos productos, nuevos mercados, más cubrimiento, entre otras? ¿Cómo crecer sin alterar negativamente la estructura con que actualmente se cuenta?

De estos planteamientos surge la inquietud sobre la posibilidad de encontrar la dinámica de crecimiento y tamaño de un ser vivo, y compararla con el crecimiento y tamaño de una organización de ámbito empresarial, para rescatar los principios que ha usado la naturaleza y evaluar su aplicación en las organizaciones.

Para esto, el artículo se base en numerosos y distintos casos tanto de organizaciones económicas empresariales como de países e imperios, conseguidos en el amplio número de libros y artículos que relatan hechos históricos, empresariales y económicos, para mostrar que estrategias han sido usadas por empresas y países para aumentar su tamaño, así como los resultados que se han obtenido. Paralelamente a esto, el escrito muestra ejemplos de organizaciones en el marco de la naturaleza, para intentar determinar qué principios, parámetros o lineamientos ha usado ésta en cuanto a tamaño y crecimiento y evaluar cuales de estos principios pueden extrapolarse en las organizaciones empresariales.


METODOLOGÍA

El desarrollo de este artículo se basa desde el punto de vista epistemológico en una argumentación de tipo comparativo, en donde se parte de conceptos, teorías y principios ya establecidos en materia de ciencias biológicas, e intenta hacerse suposiciones de tipo afirmativo sobre la motivación que tuvieron diferentes organizaciones empresariales y económicas para decidir crecer en un momento determinado y las estrategias que adoptaron para cumplir con este objetivo.

Se recurrió a la revisión de literatura en ciencias básicas de biología a través de conceptos básicos que explicaran en términos básicos el proceso que usan diferentes organismos en la naturaleza para crecer y para sobrevivir, de esta forma se recurrió a casos históricos con la relación de seres y especies que ya no existen.

De igual forma, se estudiaron diversos casos empresariales, contando para esto con los libros y artículos que se han escrito describiendo la historia de varias empresas con mucho reconocimiento alrededor del mundo. Se revisaron textos históricos para intentar identificar lineamientos que determinaban el crecimiento de organizaciones socioeconómicas, como lo son países e imperios.

Revisada esta literatura se empezaron a establecer símiles en los principios que usa la naturaleza para decidir el tamaño óptimo de un órgano, organismo o especie y los que han usado las organizaciones socioeconómicas a través del tiempo, para así identificar si estas prácticas siempre han respondido a lo más conveniente en el largo plazo.


DESARROLLO

¿Es posible basarse en parámetros establecidos por la naturaleza para definir cuál es el tamaño óptimo de una organización?

Se encuentra preciso iniciar con la definición de organización, aunque partiendo del objeto de estudio, la misma puede cambiar y se encuentran diferentes puntos de vista, por ejemplo para Simón Andrade Espinoza, la organización es "la acción y el efecto de articular, disponer y hacer operativos un conjunto de medios, factores o elementos para la consecución de un fin concreto". Para Agustín Reyes Ponce, “Organización es la estructura de las relaciones que deben existir entre las funciones, niveles y actividades de los elementos materiales y humanos de un organismo social, con el fin de lograr su máxima eficiencia dentro de los planes y objetivos señalados”. De acuerdo a la definición de la Real Academia Española, en una de sus definiciones: “Disposición de los órganos de la vida, o manera de estar organizado el cuerpo animal o vegetal”.

Partiendo de estas definiciones se encuentra posible establecer un paralelo entre las organizaciones de tipo socioeconómico y organizaciones naturales, e intentar descubrir que las dinámicas y patrones definidos por las ciencias naturales en cuanto a tamaño y crecimiento podrían aplicarse a las empresas, de tal forma que encontraran aquel tamaño que optimice su gestión.

El tamaño, una obsesión eterna de la raza humana. Se ha querido que todo sea más grande, más potente, más lujoso, más sobredimensionado. A esta tendencia no han escapado las organizaciones creadas dentro de las civilizaciones. Omnipresentes en todos los momentos, son las corporaciones multinacionales, que no conocen límite a sus ambiciones de crecimiento. Esta tendencia de crecimiento desmedido e imparable en el pasado no ha arrojado resultados positivos en el largo plazo; las estructuras de soporte eventualmente terminan por ceder y la mega estructura da paso a otras más chicas, que intentan repetir el ciclo, como cuando la célula no aumenta su tamaño sino que a través del proceso conocido como mitosis genera dos células hijas genéticamente idénticas (Wick, 2008).

Siguiendo con este orden de ideas, se encuentra que en la naturaleza, a medida que un organismo encuentra un mayor grado de complejidad, sus órganos empiezan a especializarse y a diferenciarse para cumplir mejor con su función; por ejemplo, una ameba a pesar de ser un organismo vivo no necesita un cerebro puesto que ni su tamaño ni sus funciones lo requieren, no pasa igual con un ser humano cuyos órganos cumplen funciones específicas y diferenciada, por lo que si requeriría dicho cerebro (Niwa, 1996).

¿El límite es el cielo?

Frase frecuentemente citada dentro del mundo empresarial occidental, al referirse a los románticos sueños de crecimiento, y por qué no decirlo, de dominación mundial, por lo menos en su área particular. Si una empresa quisiera crear una nueva bebida oscura, soñaría con poner una botella en los labios de cada habitante del planeta todos los días. Sin embargo, este deseo de crecer más allá del tamaño del huésped es tan antiguo como la agricultura, lo cual podría evidenciarse en algunos casos aleatorios que llegan a convertirse en lugares comunes:

Caso aleatorio número uno: Año 1939. Ciudad Palo Alto, California. Los compañeros de clase Bill Hewlett y David Packard fundan la empresa Hewlett Packard (HP) en uno de los primeros legendarios garajes que en Silicon Valley darían lugar a una de las organizaciones privadas de mayor tamaño en el planeta, (puesto número 9 en el año 2009 en el listado de Fortune 500). Su primer producto fue un osciloscopio y gracias a su éxito continuaron con el diseño de otros productos que apalancaron su crecimiento a lo largo de lo que quedaba del ciclo, hasta convertirse en una de las empresas más grandes y reconocidas del mundo. En el año 2001 HP compra la empresa Compaq Computer, uno de sus principales competidores, con un objetivo en mente, convertirse en el mayor fabricante de computadores personales a nivel mundial. Hecha la compra, objetivo alcanzado. Diez años más tarde en el 2011, Leo Apotheker después de más de 11 meses como CEO de HP abandona la empresa por solicitud de la junta directiva, principalmente por la perdida de 40 % de su valor bursátil, entre otros motivos debido a la compra de la empresa Palm y al posterior fracaso en ventas de los productos derivados de dicha adquisición. Como despedida Leo sugirió en una de  sus últimas apariciones en público en representación de la empresa, abandonar la línea de computadores personales, segmento en el que a la fecha aun son el líder mundial, por encima de Lenovo, Dell y Acer (www.historiasdegrandesexitos.com/hp).

Caso aleatorio número 2: Año aproximado 550 AC. En algún lugar cerca a Persepolis (actualmente Irán),  Ciro II de Persia, o Ciro el Grande como se le conocería después de sus conquistas, (en la antigüedad todo aquel que anexaba más territorios a su imperio era o Grande o Magno), decide iniciar una revuelta contra el imperio dominante, el Imperio Medo. Una vez conquistado, inicia una campaña de anexión bélica de las comunidades políticas circundantes logrando anexar de esta manera los imperios lidio, neobabilónico, egipcio, e hitita. El nuevo imperio conocido para la historia como Persa o Aqueménida, luego de llegar a ser el más grande hasta el momento, ocupando desde la actual Bulgaria hasta el Asia central, se le consideró especialmente importante para la historia del mundo occidental, cuando aproximadamente después de un siglo de fundado, se enfrentó en la famosa batalla de las Termopilas contra la alianza de ciudades estado griegas lideradas entonces por el estado ciudad de Esparta. Dicha batalla se peleó a la sombra de miles de flechas surcando el cielo y en números muy desiguales pues más de 200.000 persas se enfrentaban a no más de 1000 griegos. El desproporcionado esfuerzo por parte de los persas, demuestra lo importante que era para el su rey, Xerxes, incrementar el tamaño de su imperio hasta todo el territorio conocido, sin importar los recurso que se requirieran. Un siglo más tarde, en el 330 AC, otro gran líder creador de imperios de gran tamaño Alejandro Magno, derrotó en forma definitiva al imperio persa para dar lugar al macedonio (Negrete, 2007).

Caso aleatorio número 3: Año: 1534. En la ciudad Montmarre (Francia), Iñigo López de Loyola junto con seis de sus compañeros de estudio en la Universidad de Paris, fundan la Compañía de Jesús que logra en 1537 el reconocimiento del Papa Pablo III, para llevar a cabo su labor de evangelización católica mundial, junto con las otras setenta órdenes que existen, dicha labor consistió en agrandar la congregación católica tanto como sea posible. Hoy en día tiene presencia con sus claustros educativos en más de 69 países (González, 1992).

Los anteriores casos demuestran un afán de crecimiento desmedido, y abarcan todos los contextos: político, económico, espiritual, social, entre otros.

¿Cómo lo ha hecho la naturaleza?

La naturaleza parece haber probado todos los tamaños, no sólo en cuanto a cantidades de individuos que conforman una comunidad, sino también en cuanto al tamaño de los individuos mismos. Por lo tanto, parece factible la existencia de un rango muy amplio de organizaciones, desde unas pocas personas que formen aldeas hasta grandes ciudades muy pobladas, así como se encuentra en la naturaleza desde manadas de unos pocos lobos cazadores hasta hormigueros de millones de individuos.

Antes de entrar a detallar cuales son los factores que en la naturaleza determinan el tamaño de las organizaciones, se debería establecer un antecedente importante, casi un principio: la búsqueda de un mayor tamaño es la búsqueda del éxito, permanecer es ser exitoso, desaparecer es fracasar, crecer es incrementar las posibilidades de permanecer. Como lo expresa el Dr. Luis Alberto Gómez: “Las especies más exitosas son aquellas que se reproducen con mayor facilidad y rapidez”.

Si ser exitoso es crecer y  permanecer, la naturaleza lo hace en forma permanente, ningún ser vivo detiene en ningún momento sus procesos vitales; la naturaleza se abre paso en todos los espacios, incluso en algunos ambientes muy extremos como la boca de un volcán, donde primitivas bacterias han sido encontradas (Strassburger, 1994). ¿Pero cual es el límite de este proceso de crecimiento?, el anfitrión, aquel espacio en donde se aloja una organización huésped que está proceso de crecimiento, es un espacio físico como tal, digamos que este espacio podría ser un cuerpo orgánico o un territorio, que sin importar que tan grande sea, no es infinito, como si lo son los sueños de crecimiento de las empresas privadas.

Siguiendo este orden de ideas, se podría enunciar la primera limitante del crecimiento de un cuerpo: el tamaño físico de otro cuerpo que lo contenga, que como ya se dijo, no es infinito. En el caso de la especie humana que llamaremos: “el huésped”, si se observara a toda la humanidad, los 7000 millones de personas que ocupan la faz de la tierra como  una única organización cada vez más homogénea e interdependiente, y a la tierra como el anfitrión organismo, podría decirse que la humanidad está a unos pocos decenios de tener que caminar unos sobre otros, como las termitas, al fin y al cabo, el planeta tierra es solo una esfera con un diámetro ecuatorial de 12.756 Km., (Williams, 2004) y hasta donde se ha sabido, no está agrandando su tamaño ni reproduciéndose.

Adicional al principio físico formulado en el punto anterior, en la naturaleza el tamaño de células, tejidos, órganos, individuos, grupos y/o comunidades, es definido de acuerdo a la funcionalidad, ambiente y necesidad (Niwa, 1996).

Estos tres factores determinan el tamaño y cantidad de, por ejemplo, los órganos de un ser humano. Si un ser humano solo tiene dos brazos, es porque son suficientes de acuerdo a estos factores enunciados, otros dos probablemente serían un estorbo y un desperdicio de recursos, pues el cerebro y el resto de la estructura no estarían preparada para la sincronía de estos nuevos órganos y podrían adicionalmente, entorpecer la laborar de órganos distintos.

Otro ejemplo, podría encontrarse en el tamaño de los ojos, el cual está definido principalmente por la naturaleza de la luz, es por esto que la diferencia de proporción entre el tamaño de los ojos de un elefante y los de una mosca no es tan grande como la de sus respectivos cuerpos. Un ojo de mayor tamaño simplemente no ofrecería mejores resultados (Niwa, 1996).

También, podría hablarse del cáncer, enfermedad en la que el organismo produce un exceso de células malignas, con crecimiento y división más allá de los límites normales, donde no solo se daña el órgano que presentó la célula cancerígena sino que se afectan otros en el proceso conocido como metástasis.

En conclusión, en la naturaleza las organizaciones tienden a crecer hasta su justa medida, la cual es determinada principalmente no por la necesidad primigenia de subsistir, sino por las relaciones de interdependencia establecidas con otras estructuras organizacionales que se gestionan así mismas, pero que a la vez son codependientes, dependientes y supra dependientes, de alguna forma integrantes todas ellas de otra organización mayor.

Volviendo a las organizaciones humanas, cabría preguntarse que sucederá cuando alguna de estas organizaciones esté cerca de completar su interminable proceso de crecimiento “hasta el cielo”, ¿Habrá espacio para alguien más?, su enorme tamaño parecería buscar una total autonomía.

En el caso de las especies exitosas, como por ejemplo las cucarachas, que tienen una mayor resistencia a las radiaciones que los vertebrados, con una dosis letal entre 6 y 15 veces mayor que los humanos, viven en una amplia diversidad de climas y se adaptan inmediatamente a una variedad de ambientes alrededor del mundo (Mullen, 2002), pero a pesar de su éxito no han perdido su  versatilidad para integrarse en los contextos diversos y cambiantes, en lugar de transformarlos eliminando la competencia y apropiándose de todos los mecanismos de procesamiento y consumo de recursos, se engrana, se incluye.

Sin embargo, el éxito de la cucaracha es diferente a otros casos exitosos de especies con una enorme capacidad de adaptabilidad y crecimiento demográfico, pero que no se integran sino que destruyen otras organizaciones competidoras, como por ejemplo, los asentamientos de las ciudades que chocan con los asentamiento de especies de otros vertebrados como caimanes, osos, cocodrilos, etc., hasta el punto que estos animales entran en el patio trasero de las casas a comer basura y en consecuencia, deben ser contenidos o eliminados, mas nunca integrados.

Con base en lo expuesto hasta el momento, se pretende identificar aquellos planteamientos que pueden establecerse a partir de lo revisado en la literatura sobre cómo crecen diferentes especies en la naturaleza:

Planteamiento 1: Tamaño o codependencia interorganizacional

Partiendo del hecho de que las organizaciones son necesariamente codependientes (Bertalanffy, 1969), y que por lo tanto no son absolutamente autónomas en la toma de sus decisiones, alcanzar el éxito significa también alcanzar un delicado equilibrio en la distribución en dicha toma de decisiones; expresado de otra forma, el poder central y absoluto lleva al aislamiento y posteriormente a la desaparición. Ningún órgano dentro de una organización dirige en forma absoluta, de la misma forma que el corazón no manda sobre el estómago, son parte de un sistema equilibrado y están separadas sus funciones y sus compromisos.

Analicemos el caso de un cardumen1 aplicado al mundo empresarial: las franquicias. Los franquiciantes se comportan como los peces individuales, cada uno cuidando de sus intereses personales, cada uno se preocupa por su propia comida pero como grupo se ven como una única masa que se desplazada coordinadamente para huir de los depredadores.
¿Cómo funciona un cardumen? ¿Por qué los individuos no se salen de él? talvez porque trae las ventajas del tamaño masivo y a su vez evita las desventajas de un animal de tamaño grande; si el cardumen fuera un solo individuo, sería muy fuerte para defenderse y atacar, sin embargo si recibiera una ataque mecánico, biológico o químico, sus resultados no sería tan buenos como cuando un cardumen pierde el 60% de sus individuos (lo cual nunca sucede) en una ataque de depredadores
(Strassburger, 1994).

Muchos de los recursos de los que depende una organización no deben llegar a ella por su propia gestión directa, debe ser una acción motivada y autónoma de las organizaciones vecinas, dirigida y ejecutada desde estas mismas. Las decisiones que deben depender de las subestructuras son aquellas relacionadas con la operación cotidiana, de la misma forma como el sistema nervioso periférico decide retirar una mano que siente demasiado calor cuando se acerca al fuego sin que el sistema nervioso central intervenga en la acción, porque la decisión de proteger la mano es obvia. Las decisiones que involucran una acción conjunta y coordinada de todo el sistema (todo el cuerpo) deben ser tomadas en forma centralizada.

En la naturaleza es imposible dibujar la línea que separa lo que es una organización independiente de otra, debido a la compleja codependiencia desarrollada entre especies, al punto que muchas veces la supervivencia de una especie depende de otra. Muchas plantas florales por ejemplo, dependen de la abejas, por esto podría decirse que pertenecen a una misma organización. Es aquí donde el concepto de subestructura cobra un significado especial, prácticamente se convierte en un sinónimo de organización, que al lado de otras hacen parte de una organización de mayor tamaño.

Por lo anterior, no podrían determinarse los límites de una organización como un ente independiente y totalmente auto determinado, (sistema cerrado) ya que inclusive el planeta tierra, del que todos los seres vivos dependen, está sujeto en forma directa para su operación cotidiana del sol y de la luna. Las organizaciones en las sociedades humanas tienen su razón de ser en el contexto en el que existen, y en tal orden de ideas, una organización como un país posee muchas subestructuras interdependientes: el Estado, el Gobierno, el sector privado, etc.  De manera que de nuevo uno de los principales criterios para la definición del tamaño son los límites que plantea el contexto, es decir, una organización dentro de otra de mayor tamaño y de forma inversa, una organización más pequeña pasa a ser un órgano más para la grande, órgano que justifica su existencia interactuado con los demás órganos vecinos (Bertalanffy, 1969).

En un caso empresarial, cabe la pregunta: ¿Es McDonald’s una organización independiente? definitivamente si, de hecho es la única corporación totalmente independiente en la industria de las comidas rápidas (no es la única en el sector de la finca raíz), y está entre las marcas de mayor valor en el mundo. Ahora, ¿es totalmente autónoma? talvez (Love, 1986).

Funcionando bajo el sistema de franquicias, sus franquiciantes, por una parte funcionan como una organización independiente, y de hecho el grueso de los ingresos de una sola operación va a parar a los bolsillos del dueños de la franquicia, aunque no sea dueño de la marca de la que genera sus ingresos, así como tampoco participa en muchas de las decisiones, como por ejemplo que en los establecimientos pueda venderse únicamente Coca Cola. Dicho acuerdo entre McDonald’s y Coca Cola existe desde la creación de la primera. Existiendo este nivel de dependencia de esta bebida, ¿por qué no simplemente adueñarse de ella, o de una marca específica de aderezos, café, vasos desechables, etc.? La respuesta es que a McDonald’s le conviene mucho el nivel de autonomía que tienen esas otras organizaciones y subestructuras con las que se relaciona (Love, 1986).

Cuando en el año 1973 Ray Croc, creador del sistema de franquicias de McDonald´s, dejó su posición de director general en manos de Fred Turner, quien había sido el parrillero de su primera operación de franquicia, una de las primeras medidas de Fred fue adueñarse de algunas de las operaciones de franquicia más rentables en el territorio Estadounidense. En el mediano plazo la decisión fue reversada, cuando dichas franquicias habían perdido parte de su margen y estaban arrojando ingresos marginales. ¿Que sucedió? siempre fueron franquicias, en uno u otro nivel siempre dependientes de la organización y obviamente en el contexto de McDonald´s; sin embargo, se perdió el delicado equilibrio de autonomía y comando, perdió su eficiencia y sus posibilidades de supervivencia disminuyeron (Love, 1986).

Planteamiento 2: ¿El que no está creciendo, está desapareciendo?

Esa es una de las premisas de mercadeo escritas en letra de oro en los libros de estados de pérdidas y ganancias de toda organización, a tal punto que incluso, ligeros cambios de uno o dos puntos porcentuales en las tendencias de ventas en el último trimestre prenden las alarmas al ser interpretadas como el inicio del fin, lo cual siendo justos, puede no ser del todo falso, pues una empresa privada hoy en día puede perder su segmento del mercado a una enorme velocidad. El planteamiento real es el siguiente: el que no está incluido esta desapareciendo, es el entorno el que determina dos cosas, que tanto necesitan a esa organización y cuanto mayor sea la demanda, más deberá crecer, no al contrario.

Como adición a este principio podría agregarse que el que está creciendo solo, se está quedando solo.

Planteamiento 3: Velocidad de la circulación interna de los recursos críticos

Si el tamaño afecta la circulación interna de los recursos, llámense estos recursos vitales  información o sangre, y si además el tamaño afecta la velocidad a la que se desplazan estos recursos dentro de la organización, entonces el gran tamaño no está favoreciendo la supervivencia, la está perjudicando. Para saber si la velocidad de distribución de recursos está bien, solo es necesario comparar la velocidad de reacción de la unidad organizacional como un todo (incluyendo todas aquellas subestructuras que están conectadas directamente y bajo el cuadro directivo) con otra organización equivalente y/o competidora, la que sea más rápida llegará a los recursos primero.

Es importante hacer énfasis en que una subestructura no necesariamente es interna, es toda aquella organización u órgano que se ve influenciado por los movimientos de la entidad a cargo de los movimientos, esto en una multinacional por ejemplo, incluiría a los proveedores críticos. Esto es especialmente palpable cuando se entra en el enorme centro de distribución de Walmart ubicado en  Houston Ship Channel, al interior de éste, además de cantidades abismales de mercancía lista para ser distribuida a las grandes superficies, se puede ver gran cantidad de personal la cual en su gran mayoría pertenece a los grandes proveedores de productos de consumo masivo de firmas como Nestlé, Protect & Gamble y Unilever (Fishman, 2006). Todas estas compañías multinacionales, como grupo han desarrollado estrategias y procedimientos perfectamente engranados en cada una de las organizaciones involucradas, convirtiéndose este apéndice como tal, en una organización más.

Planteamiento 4: El tamaño de la organización vs el tamaño del cuadro directivo

En la gran mayoría de los casos citados, el tamaño desmedido llega a ser un factor que juega en contra de la estabilidad y la supervivencia de una organización; es común el caso en el que pequeñas organizaciones reaccionan con mayor rapidez a los cambios del contexto que una organización grande administrada en forma centralizada. De la misma forma, como a un gran buque le toma un par de millar girar 180 grados, y a muchos botes pequeños en grupo la misma operación no les toma más de algunos metros, aunque los botes y el buque lleven una velocidad similar y una masa comparable.
Históricamente que ha sido mejor en el escenario de la guerra en la naturaleza, un guerrero gigante (un león) o muchos guerreros chicos (colonia de hormigas), la respuesta es sencilla; los organismos más invencibles son los virus, son los más chicos y su mejor arma es su número, simplemente ningún otro se reproduce a ese ritmo, se han enfrentado durante miles de años a todas las demás especies, uno a uno, probablemente muchas se han visto diezmadas, si no eliminadas en uno de sus ataque endémicos y los virus, siguen allí, aprendiendo como funcionan las últimas generaciones de antibióticos para algún día sacarles provecho.

En cierto punto, se plantea que debido a la creciente conexión de organizaciones que antes eran independientes y ahora son codependientes, el asunto del tamaño se convierte en un asunto de nivel de control, varios autores han planteado que una organización puede ser tan grande como lo desee siempre y cuando sus cuadros directivos puedan manejarla  adecuadamente, sencillamente si el tamaño está más allá de su capacidad de gestión eficiente, van a terminar estrellando todo el enorme conjunto en tierra. Esto ha sido un caso común cuando se llevan a cabo compras corporativas de elevado nivel. A nivel individual podemos hacer una analogía con los pases de tránsito vehicular, algunas personas están autorizadas y capacitadas para manejar solo autos pequeños, otros puede manejar buses y otros pocos más hasta tractomulas.
Si el cuerpo del ser humano tuviera el nivel de maniobra y de expansión repentina que posee una organización privada, podría prepararse para una pelea cuerpo a cuerpo con la anexión de un par de brazos más, y probablemente sería un luchador imbatible. Aplicando este caso al mundo empresarial, las grandes corporaciones en muchas ocasiones compran otras por su nivel de rentabilidad pero en la mayoría de los casos es por que complementan sus actividades, algo similar a que ese mismo cuerpo humano pudiera hacer fotosíntesis en su cabello, e ingresar algunos recursos de energía por esa ruta, como lo hacen las plantas. Con el tiempo probablemente se encontraría que en muchas actividades cuatro brazos son demasiados y los dos extra serían un estorbo.

Planteamiento 5: El principio de la mitosis celular no es divide y triunfa, es divide y crece.

Como lo afirma el biólogo Strassburger: “En la naturaleza crecer es crear un vástago, nuevo, eliminando al padre.

Siguiendo con el proceso de identificar aquellos factores que le puedan ayudar a las organizaciones a definir su tamaño ideal y por lo tanto el de sus subestructuras, estableciendo un límite a su crecimiento desmedido, podría pensarse que estamos en contra de uno de los principios de la naturaleza misma: crecer. Todo en la naturaleza, crece, la naturaleza se abre paso en todas partes a nuestro alrededor algo está creciendo, hongos en las juntas de la baldosa de baño, bacterias en el micrófono del teléfono celular, gusanos en las pestañas (demodex), etc. (Strassburger, 1994), sin embargo, sus subestructuras como por ejemplo, los tejidos, los órganos y las células no se agrandan, se reproducen, en algunos casos se dividen, creando nuevas estructuras organizacionales.
Una célula mediante el proceso de la mitosis se divide en dos células
(Wick, 2008). En ciertos aspectos estas dos nuevas células hacen parte de la misma entidad y en otros son independientes, dos células que pertenezcan al mismo tejido, por ejemplo un músculo, necesariamente deben contraerse en la misma dirección, no podría ser de otra forma, sin embargo cada una consume sus recursos de oxigeno y azúcar en su propia fábrica, y si una de ellas muere, la otra no necesariamente.

Planteamiento 6: El Punto Orbital Ideal

Este es un término propuesto en este artículo. La tierra orbita alrededor del sol a una distancia promedio de 150 millones de kilómetros (Williams, 2004). Para que se den las condiciones que favorecen la vida sobre la superficies no hay mucho margen de maniobra, si la distancia aumenta o disminuye ligeramente la vida como la conocemos no sería posible. De la misma manera, como ya se planteó en el caso de la compra de franquicias propias por parte de McDonald’s durante los 70s y 80s, se puede también identificar un punto ideal de autonomía y pertenencia que afecta directamente el desempeño ideal de las organizaciones que se encuentran al interior de otras organizaciones.

Lo anterior afecta el concepto de tamaño ya que desdibuja los límites de las mismas. Esto significa que una organización podría alcanzar una enorme cantidad de influencia o poder, sin que necesariamente sea de un gran tamaño, o cuente con una gran estructura física, en la medida que aumentan sus conexiones con entidades que influencia y la influencian.

Las organizaciones o subestructuras que le sirven a una organización, no necesariamente tienen que estar en su interior y bajo su dominio total, simplemente tienen que prestarle un servicio específico. En el mundo del sector privado, esta tendencia está claramente demostrada por el incremento del outsourcing, las empresas se están concentrando en desarrollar en forma excelente el núcleo de su negocio, mientras labores de procesos de apoyo como la contabilidad se encargan a otras empresas especializadas en esta labor. La relación que se establece entre estas organizaciones donde una le presta un servicio a la otra requiere de un punto de orbita muy preciso para que la relación resulte en el largo plazo con beneficios para ambas partes. Ese Punto de Órbita es el que debe ser identificado en cada caso y mantenido.

Planteamiento 7: Inclusión no significa posesión.

El objetivo de la creación de los grandes países en la antigüedad era la conquista de territorios, el pillaje y la difusión de un mismo culto. Durante los siglos 19 y 20 el objetivo cambió, la administración de territorios inmensos había demostrado ser antieconómica y dispendiosa, de manera que el objetivo se convirtió en la creación de mercados, mucho más rentables y menos costosos que el mantenimiento de una colonia como las del siglo 15. Desde la aparición de la comunidad europea y la Zona Euro, los economistas e ingenieros lograron, lo que los ejércitos de Julio César, Carlos Magno, Napoleón o Hitler no lograron, tener una sola nación, pero solo en ciertos aspectos. Por fin se llegó a la conclusión: inclusión no significa posesión.

En la naturaleza uno de los primeros modelos ensayados para garantizar la supervivencia fue la creación de armas cada vez más grandes, grandes fauces, grandes garras, grandes cuerpos. De los grandes dinosaurios ya solo quedan los fósiles, pues con el tiempo fueron desplazados por los pequeños mamíferos y por las aves que sucedieron a los reptiles medianos, cambio que vale la pena analizar con detenimiento: los reptiles, de sangre fría y grandes estructuras, que no requerían alimentarse tan frecuentemente pero si en grandes cantidades, dieron paso a criaturas muy pequeñas y tan livianas que podían volar, frágiles pero escurridizas, que conquistaron un territorio donde la competencia era mucho menos, el cielo (Asimov, 1997).

En el mundo empresarial aun no se ha quedado claro esta tendencia de reducir el tamaño, con el objeto de mejorar la eficiencia y obtener así una mayor versatilidad, pero no es descabellado pensar que en el futuro a muy lago plazo, cuando existan muchos más controles para la natalidad, las mismas empresas que hoy quisieran estar creciendo al doble del ritmo de la población mundial descubran que han alcanzado su tamaño ideal.


CONCLUSIONES


Tal cual como sucede en las relaciones humanas, el poder absoluto no funciona en el largo plazo. En las organizaciones de tamaño mundial, el control que ejercen sobre sus contextos a veces raya en lo dictatorial. Las organizaciones exitosas llegan a lograr elevados niveles de influencia sobre las organizaciones vecinas, competidoras, proveedoras y clientes, pero así mismo se ven fuertemente influenciadas, no hay un control directo y centralizado, hay necesidades cumplidas de parte y parte.

En la naturaleza la pregunta inicial que puede ser aplicable al mundo de las organizaciones humanas no es cual es el tamaño ideal, es cual es el papel, o mejor cual es la interrelación. Esto debido a que las fronteras finales de la organización, su piel externa se desdibuja y pierde importancia. En un sistema complejo, no podría establecerse una organización principal, pues la falta de cualquiera de ellas dentro de un sistema haría que éste deje de funcionar tarde o temprano.

Las organizaciones humanas inician con un solo individuo pero no terminan en el núcleo familiar, o en el vecindario o el departamento especializado en el que trabaja dicho individuo, parece que siempre hay una organización de mayor tamaño que contiene varias, de esta forma cuando una organización se enfrenta al reto de agrandarse, debería pensar mejor en integrarse, y de esta forma librarse de una mayor demanda de capacidad administrativa centralizada.

Si una nueva organización logra crear la necesidad de ser integrada al sistema, al establecer proyectos de construcción de interdependencia con las estructuras organizacionales vecinas, no tendría que administrar una cantidad de operaciones que demandan esfuerzo y recursos, pero que no son el núcleo de su negocio. Tal vez por esto, muchas de las grandes adquisiciones corporativas que tuvieron lugar durante el siglo pasado (un caso extremo fue TIME + AOL, año 2000), buscando una integración vertical de todo un negocio, después de algunas décadas demostraron que cuando una infraestructura supera la capacidad de gestión de su cuadro directivo, en lugar de comprar poder de gestión y de acción han comprado un lastre.

Las organizaciones empresariales, especialmente las grandes corporaciones, podrían aprender de los múltiples ejemplos que a través de millones de años de evolución y desarrollo nos ha mostrado la naturaleza, bastaría recordar la extinción de los dinosaurios, pues de acuerdo a los descubrimientos científicos al respecto ningún animal que pesara más de 50kg sobrevivió a la extinción y esto quiere decir que seguramente hubo una destrucción mundial de algún eslabón de la cadena alimentaria por parte de algún hecho desconocido, y es evidente que los primeros animales en notarlo fueron los dinosaurios, que eran los más grandes y pesados (Asimov, 1997). Si una gran catástrofe sucediera como la que provocó la extinción de esta especie, pero aplicada al contexto empresarial, muy posiblemente se salvarían aquellas organizaciones flexibles, con capacidad de maniobra y que supieron adaptarse e integrarse al entorno del que hacen parte.


REFERENCIAS 

Andrew, Al et. (2002). Molecular Biology of the Cell.

Andrade, S. (2005). Diccionario de economía. Andrade.

Asimov, I. (1997). Cien Preguntas Sobre La Ciencia.

Bertalanffy, L. V. (1969). Teoría General de los Sistemas.

Fishman, C. (2006). The Wal-mart effect. Penguin Press.

FORBES. (2009). Listado empresas más grandes 2009. http://www.forbes.com/2009/03/11/worlds-richest-people-billionaires-2009-billionaires_land.html.

González, M. R. (1992). El fundador de la compañía. Historia y Vida , 38-48.

Love, J. F. McDonald's La empresa que cambió la forma de hacer negocios en el mundo. Norma.

Mullen, G. (2002). Medical and Veterinary Entomology.

Negrete, J. (2007). Ciro II "el Grande", fundador del Imperio persa aqueménida. Círculo de la Historia , 50-62.

Niwa, H. S. (1996). Journal of Theoretical Biology.

Real Academia Española. Diccionario de la lengua española. www.rae.es.

Strassburger, E. (1994). Tratado de Botánica. Barcelona: Omega.

Wick, R. I. (2008). "Cell" World Book Online Referencie Center.

Williams, D. (2004). Earth Fact Sheet.

www.historiasdegrandesexitos.com. (s.f.).


1 Cardumen: conjunto de peces con un comportamiento de agregación de animales de similar tamaño y de orientación generalmente cruzándose en la misma dirección.


Artículo solicitado por las asignaturas de Nuevos Enfoques de la Administración y Pensamiento Complejo


Profesores:

Pedro Emilio Sanabria

Paula Andrea Claros


Universidad Militar Nueva Granada

Facultad de Ciencias Económicas

Dirección de Posgrados

Maestría en Gestión de Organizaciones

Bogotá, Octubre de 2011



multi.co